16 comentarios el “¿Para qué enseñamos?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Tweets that mention ¿Para qué enseñamos? « La fragua del Tic -- Topsy.com

  3. Muy importante el plantearnos eso de para qué educamos, si reflexionáramos más sobre ello a lo mejor las cosas iban de otra manera. Yo trato de ayudar a aprender a vivir humanamente que es algo más que sobrevivir y acumular, no sé si lo consigo, pero es lo que pretendo. Os dejo algunos enlaces de mi blog en los que he hablado de ello:
    Vivir: http://montsepedroche.wordpress.com/2009/04/19/vivir/
    Educar para vivir: http://montsepedroche.wordpress.com/2009/11/15/educar-para-vivir/
    El indomable Will Hunting: http://montsepedroche.wordpress.com/2010/01/17/el-indomable-will-hunting/

    Un saludo, Montse

    • Saludos Montse,
      Me gusta ver como Mafalda aparece por este blog para dejar, además de su presencia, esas tres perlas de su blog. Salud

  4. Aunque estoy pasando una crisis profesional de la que poco a poco me voy recuperando, creo que sigo teniendo claro para que estoy en esto y la razón por la que siempre (desde adolescente) quise enseñar Historia y Geografía. No me interesaba la investigación, prefería y prefiero la ENSEÑANZA, con mayúsculas. Hay pocas armas tan potentes para defender la igualdad y la justicia social como la educación. Esa educación estuvo siempre en manos de las élites, que la reservaron para sí y controlaron minuciosamente lo poco que podían aprender los demás. Mi función como educador es generar conciencia y sentido crítico entre alumnos a los que, con todas sus limitaciones, siento de los míos, que tienen mi mismo origen social y las mismas limitaciones que tuve yo. Dejo aquí unas palabras del insigne catedrático de Historia Josep Fontana:
    “Siempre habrá un profesor de historia que desvele en una nueva generación la conciencia de lo que es justo y lo que es injusto, y le transmita el bagaje de todas las aspiraciones “de justicia, de paz y de vida” que hemos heredado de quienes lucharon antes y que tenemos el compromiso de transmitir a quienes nos sigan, para poder enfrentar nuestra propia muerte con la conciencia de haber sido un eslabón en una cadena que conduce a un mundo mejor”.

    • Espero que esa “crisis” pase pronto y la frase de Fontana tome así más fuerza. Un lujo tenerte por aquí. Salud.

  5. Creo que enseño con la mirada puesta en un mundo mejor. Si consigo que mis alumnos comprendan el mundo y se entiendan a sí mismos mejor que los que los precedieron, hay una remota posibilidad de que la humanidad camine hacia un futuro digno. Si no tuviese ese punto utópico en mi actividad diaria, creo que no valdría la pena ir a trabajar.

  6. Yo concibo mi trabajo como el del caminante experto que muestra nuevas rutas por donde andar. Enseño para abrir caminos a la inteligencia, a la curiosidad, a la inquietud… Lo que ocurre es que no todos quieren echar a andar. Algunos se sientan a la vera del camino a mirar cómo otros pasan (pasean). ¿Aprenden los que miran? Por supuesto, solo que a veces se nos olvida.

  7. Enseñar me parece algo pretencioso… Yo prefiero “ayudar a aprender”.

    Y, justamente esta mañana, estaba leyendo el “manifiesto anarquista” de Francisco Capella (a raíz del asunto de los controladores aéreos) titulado “Inteligencia y libertad” (http://www.intelib.com/Intro_InteLib.htm) en el que dice:

    “La ignorancia y la violencia son las causas fundamentales de casi todos los problemas y conflictos que impiden el progreso de los seres humanos; están en la raíz de todos los males y sufrimientos, causándolos o agravándolos: pobreza, hambre, guerras, enfermedades, criminalidad, terrorismo, desempleo, contaminación ambiental.

    La ignorancia y la violencia están estrechamente relacionadas y se refuerzan mutuamente. La ignorancia facilita la aceptación de formas sutiles e indirectas de violencia; la violencia destruye, causa pobreza y dificulta el desarrollo intelectual.

    La ignorancia y la violencia de las personas se manifiestan en los principios de funcionamiento de los sistemas sociales coactivos imperantes, repletos de falsedades, arbitrariedades, contradicciones y errores generalmente aceptados. Los violentos improductivos esclavizan y parasitan a los pacíficos y productivos. Los manipuladores astutos y sin escrúpulos, expertos en la persuasión demagógica, se aprovechan de la ignorancia ajena para justificar la depredación sistemática.

    La persona ignorante no tiene conocimiento correcto de la realidad, no entiende lo que sucede ni por qué sucede, no sabe qué hacer para conseguir sus objetivos y solucionar sus problemas, actúa inconscientemente en contra de sus propios intereses, insiste tercamente en el error, se equivoca y no aprende, no es capaz de utilizar su inteligencia para alcanzar la verdad, acepta crédulamente lo que le dicen, no piensa ni reflexiona, no observa, no experimenta, no razona, carece de capacidad para el análisis crítico, es fácilmente engañado.”

    Pues eso, sin estar del todo de acuerdo con las ideas expuestas en esa presentación, si que sé que la formación nos acerca a una sociedad más justa y nos proporciona una vida más rica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s