5 comentarios el “Malos tiempos para la lírica

  1. Ay, Don Martín, qué tiempos… También yo jugaba en las vías del tren (ahora están valladas y los trenes pasan a tanta velocidad que no da tiempo a ver el paisaje), y perseguía por las acequias palos convertidos en veleros (ahora van a ver la Copa América -30 euros por entrar al puerto-).
    No seguiré por esos derroteros, que no me gusta parecer nostálgico. Tenemos los tiempos que nos toca tener y con ellos hemos de lidiar. Adaptarse o morir.

  2. Yo me he criado en la calle, mejor dicho haciendo volteretas en la playa que está a dos pasos de mi casa. ¿Nostalgia? Por supuesto.
    Nuestra compañía eran las abuelas que vigilaban por el rabillo del ojo mientras cosían sentadas en unas sillas bajitas de mimbre.
    ¿Nostalgia? Por supuesto.

    ¿Qué recuerdos quedarán en los jóvenes que se pasan el día ante mundos virtuales irreales?

  3. La nostalgia no nos traiciona: nos tiñe de buenos sentimientos y nos revive la sonrisa.
    Particularmente creo que cada tiempo tiene sus cosas positivas y negativas…
    Es nuestra responsabilidad sacarle el mejor provecho a lo que esta época nos da, sin desmerecer ni una ni otra temporada.
    Saludos

  4. Estoy con Diana Laura, cada tiempo tiene sus cosas buenas y malas. Yo también he jugado en la calle y me lo he pasado bomba. Pero, en aquellos tiempos también había muchas cosas de las cuales no siento nostalgia ninguna, entre ellas: algunos/as compañeros/as de la escuela dejé de verlos allá por 3º o 4º de EGB, muchos/as otros/as no pasaron de 6º de EGB y al instituto fuimos sólo los/as privilegiados/as de los cuales a COU llegamos sólo 18 en mi clase de ciencias y más o menos los/as mismos en la de letras. Ahora que soy profesora en el mismo instituto, el de mi pueblo, hay tres grupos de 2º de Bachillerato de casi 30 alumnos/as (los habitantes del pueblo siguen siendo más o menos los mismos). Ya no existen la diferencia entre los que van al instituto y los que no (porque todos van) y casi todos, por no decir todos, han visto el mar. Para mí son cosas importantes que hemos conseguido y si hay que recuperar el jugar en la calle y otras muchas cosas, pues recuperémoslo. Pero no volvamos a atrás porque si no mucha gente perdería muchas oportunidades. Y tengo 40 años cumplidos en octubre, ehhhh.

    Un saludo, Montse

  5. Es lo malo, o lo bueno, que tiene hacerse mayor, que comienza uno a dejar cosas atrás. Pero la nostalgia no deja de ser un estado de ánimo que a veces sienta bien y otras no tanto.
    Nos adaptaremos seguro D. Antonio, no lo dudes, siempre lo hicimos.
    Esos mundos irreales, Lu, o los controlamos o nos controlan a nuestros niños/as.
    Me alegro de que tu nostalgia en este aspecto, Diana, sea positiva. La mía también.
    En cuanto a los tiempos pasados de tu COU, Montse, pues claro que ahora hay más oportunidades, claro que el mar esta más cerca y no es tan grande. Pero, cuando mi nostalgia me hace decir que corren malos tiempos para la lírica, solo digo eso, no que haya que volver a los tiempos de palmeta y señoritos.
    Saludos y Salud, para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s